TRANSICIÓN DE LA TRADICIÓN BIBLICA
A LA HISTORIA QUICHÉ


Ahora (aquí está) su historia. Ellos violaron sus leyes, y cambiaron su lengua en el lugar llamado Wukub Pec, Wukub Siwán, Sewán Tulán, y en Panparar, Panpaxil y Panc’aelá.

Y fue en el Paraíso Terrenal donde fuimos formados y creados por Dios el gran Señor. No estimaron su nombre debido a sus pecados. Y lo llamaron Sewán Tulán y Sineyetón, dice la historia. Y éste es Wukub Pec, Wukub Siwán que verdaderamente fue en la cueva, en la barranca donde durmieron en el oriente. Moraban allí antes de venir. Tal vez, entonces, se perdieron en Asiria por causa de Salmanasar.

Este es otro capítulo que voy a relatar, el de la composición del señorío, es decir, el principio de la historia, el cuento del cerro amarillo, del cerro verde del territorio en Pasewán Patulán, y la escritura llamada "de la cueva, de la barranca de Tulán".

Entonces cayeron en la mentira, y llamaron "un joven" al sol, y a la luna, "una doncella". Junajpú llamaron al sol, Xbalanquej a la luna. Usic’ Q’uik’ab les dijeron a las estrellas.

Nosotros somos descendientes de los israelitas, de San Moisés. De las parcialidades de los israelitas salieron nuestros abuelos y padres. Vinieron de donde sale el sol, allá en Babilonia (donde) celebraron rituales con el señor Nacxit; (tal fue) el origen de nuestro linaje.

Entonces, la gente mágica proyectó su venida. Su mirada llegaba lejos, al cielo y a la tierra; no había nada que se igualara con lo que ellos vieron bajo el cielo. (Eran) los grandes, los sabios, los jefes de todas las parcialidades de Tecpán. Así fue su venida del otro lado del mar, de Tulán, de Sewán.