LA VERSIÓN DEL VIAJE AL ORIENTE SEGÚN DIEGO REYNOSO

Escuchad cómo fueron puestas en orden (las cosas). Voy a relatar con cariño acerca de su existencia. Yo, Diego Reynoso, el Popol Winak, el hijo de 1 Noj, voy a escribirlo. Ahora empezaremos a relatar (nuestra historia) otra vez.

Esto es cómo se fueron por segunda vez las tres gentes transformadoras a donde sale el sol. Se llaman C’ocaib, C’ok’awib, C’oacul y Acutak’, los que se fueron a donde sale el sol delante del señor Nacxit. Se fueron a recibir el señorío: el trono del león y del jaguar, la flauta, el tambor; los señoríos de los señores Ajpop, Ajpop C’amjá, K’alel y Atsij Winak.

Se fueron los Nim Ch’ocoj Cawek. Llegaron a ser los que se sentaban en las bancas. Nunca los designaron (como) grandes ayunadores o atormentadores, y no tenían señorío.

Se fueron a traer el mandato para el señor Balam Q’uitsé y llegaron delante del señor Nacxit. Suplicaron el mandato del señor Nacxit y juntaron (los símbolos) del señorío dados por el señor Nacxit.

Entonces volvieron por acá C’ocaib y C’ok’awib con los Nim Ch’ocoj Cawek. Así cumplieron el mandato. "Se completó lo que hicimos: vinieron el señorío y la señal", dijeron. Cumplieron con su mandato.

Nunca designaron con piquetes (a estos) grandes principales de Ajts’isomchá, Ajcuc’umam, C’aam, los que hicieron ayunos y tormentos por nueve meses, por trece meses; eran los tormentos del señorío.