Mi casa y mi palabra

1

La casa no tienen ni paredes
ni puertas,
pero es mi casa,
como mi caballo sin cascos,
mi caballo sin silla,
como mis sueños agrestes
y la palabra al aire, volandera,
como esta garganta de nardos,
mi garganta

Me monto sobre el alba
y descuartizo a las rosas en la nada.

Mi rosa no tiene petalos,
sólo espinas,
pero es mi rosa

Mi palabra es áspera
y montaraz
yo no tengo requiebros para nadie,
puedo regocijarme con las rosas
monto mis sueños y mi caballo.

Vivo en mi casa
y hablo con mi palabra.

2

Esta gardenia invencible
nace y crece.
Tiene olor y es blanca.
Es como todas las gardenias
y no parece estrella ni nada,
es como ella misma,
simplemente,
igual que yo soy ser humano
ella es gardenia.

3

Iconoclasta actitud de un cenicero
colmado de colillas y ceniza.

Mi cigarro se pasea entre el humo
con una certidumbre desusada.

La habitación está quieta
y yo siento la angustia de los días
que caminan.
Me envuelvo entre cortinas temblorosas
siento la inquietud de las cosas
pasajeras
y me vivo con una fiera y oscura
desazón,
con una furia infinita
mientras el cencicero sucio me vigila