Con mi mano me basta

ella no me somete
ni me pone a prueba

conoce mi punto
la fuerza justa
el ritmo
 
uno      dos       tres     cuatro      uno     dos      tres
cuatro   uno      dos       tres       cuatro   uno     dos
tres       cuatro  uno       dos        tres     cuatro  uno
uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tr
es cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cua
tro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres
cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos tres cuatro uno dos
trescuatrounodostrescuatrounodostrescuatrounodostrescuatrounodostrescu
atrounodostrescuatrounodostrescuatrounodostrescuatrounodostrescuatrou
atrounodostrescuatrounodostrescuatro
uno   dos    tres

entonces se aleja
sin exigirme un segundo esfuerzo



Hace treintaiséis años
mi padre
asesinó a golpes
los sueños de mi madre.
 
Desde entonces
está preso
cumpliendo cadena perpetua
incomutable.

Mi abuela no me dejó
una muñeca
una joya
un te quiero

me dejó
             -en cambio-
muchos rencores
envueltos en un pañuelo rojo
que decía:

personal e intransmisible.

Miedo
de parecerte fea
de parecerte tonta
de parererte puta

de parecerte

más que nada
de parecerte


Dios dijo:
Honrarás a tu padre y a tu madre”

Yo
guardo silencio
y lo intento.

 

 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.