III
 
 

AUN OTROS FRAGMENTOS...

La única razón por la cual los brujos nos confundimos con la gente común y corriente es porque hemos renunciado al mundo. Lo que no quiere decir que el mundo no nos importe, al contrario: el mundo es el trampolín para conocer otros mundos y es la base sin la cual un brujo no puede renunciar a él. Cuando la represión vino aquí y el ejército llegó a quemar los cultivos y a tostar la tierra y a matar a los animales y a la gente, el temple de los brujos se puso a prueba porque tuvimos que actuar como gente común y corriente antes de desaparecer cuando venía el ejército. Y fue una gran prueba para los aprendices también porque a veces podían los maestros llevárselos con ellos pero otras veces no: entonces los aprendices tuvieron que pasar por grandes pruebas, como por ejemplo ser reclutados por el ejército y hacer el servicio militar y volverse kaibiles y venir a matar a su propia gente y sólo después poder volver en busca de su maestro para continuar con su aprendizaje. Ha sido una gran prueba esta guerra: ha sido más dura que la guerra de Conquista. Se lo digo yo, que he estado en las dos. Mi preocupación es ver que algunos aprendices se quedan para siempre en la capital e incluso en el ejército. Eso me preocupa. En todo caso tendremos que buscar aprendices donde sea y ya no sólo entre los indios: es hora de que el conocimiento se expanda y comience a ganar otros corazones. Los mayas podemos desaparecer y con nosotros nuestra cultura, nuestra Costumbre, pero Kukulkán no desaparecerá ni el conocimiento secreto tampoco... Ahora me voy. Si quieren escribir todo esto háganlo aunque dudo que alguien les crea. Por eso es mejor si dicen que no me conocieron nunca, que nunca me vieron...

 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.