Un canto al Libro Sagrado
Serigrafía en papel. 76 x 56 cm. 1978.
Carlos Mérida (1891-1984)


Augusto Monterroso y Otto-Raúl González
Ciudad de México. c. 1944

... Este angelito es la mangosta vencedora de la cobra invencible. Sonriendo, gira en torno de las imbecilidades, de las enroscadas mezquindades de la vida. La serpiente no pierde de vista a la mangosta pero cuando parpadea, antes de que pase el relámpago de sombra, ha recibido un golpe que aumenta su desconcierto. Y así, de parpadeo en parpadeo, con recios manotazos fulgurantes, la cobra se derrumba.
La zarpa de Monterroso me recuerda el sutil alfanje del verdugo que con diestro, insensible tajo decapita. El condenado le implora cumplir sin tardanza su labor. El verdugo le recomienda mover los hombros. Los mueve, y rueda la cabeza.

Luis Cardoza y Aragón. El río: Novelas de caballería.
 
 
Cuando despertó,
el dinosaurio todavía estaba allí.
Augusto Monterroso en su voz.

 

Augusto Monterroso y su esposa, la escritora mexicana Bárbara Jacobs

Premio Xavier Villaurrutia en 1975, Premio Juan Rulfo en 1996, Premio Nacional de Literatura Miguel Angel Asturias en 1997, en 1988 galardonado con la condecoración del Águila Azteca por el gobierno mexicano y Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2000. El cuentista guatemalteco más importante del siglo XX, y uno de los más famosos cuentistas del continente, a quien se le reconoce un sofisticado uso del humor y la ironía. Augusto Monterroso (Tito) nació en Honduras, el 21 de diciembre de 1921 de familia guatemalteca. Se crió en Guatemala. Principalmente autodidacta. Salió al exilio en 1944 por sus actividades en contra del dictador Ubico. Fue diplomático durante los gobiernos democráticos de Arévalo y Arbenz (1944-1954). Luego del golpe de estado en contra de Arbenz residió en Bolivia y Chile durante los años cincuenta, y en México a partir de 1956 hasta el presente. Ya viviendo en México dijo que viviría de nuevo en Guatemala solamente hasta que hubiera una verdadera democracia en el país. Por desgracia, Guatemala vio que cumpliera su palabra. Falleció de un paro cardíaco en la Ciudad de México el 7 de febrero del 2003, en el exilio. Alfonso Portillo era el presidente de Guatemala, mientras el verdadero poder lo sustentaba el ex-dictador Efraín Ríos Montt.

Textos, estudios, entrevistas, enlaces y bibliografía:
  • Algunos textos de Augusto Monterroso
  • Bibliografía
  • Enlaces
  • Lo demás es silencio de Augusto Monterroso: las estrategias para transformar la forma textual. Arturo Arias
  • Augusto Monterroso: "Guatemala nunca ha dejado de ser parte de mi vida". Francisco Alejandro Méndez


    Gabriel García Márquez y Tito Monterroso

    "Soy, me siento y he sido siempre guatemalteco; pero mi nacimiento ocurrió en Tegucigalpa, la capital de Honduras, el 21 de diciembre de 1921. Mis padres, Vicente Monterroso, guatemalteco, y Amelia Bonilla, hondureña; mis abuelos, Antonio Monterroso y Rosalía Lobos, guatemaltecos, y César Bonilla y Trinidad Valdés, hondureños. En la misma forma en que nací en Tegucigalpa, mi feliz arribo a este mundo pudo haber tenido lugar en la ciudad de Guatemala. Cuestión de tiempo y azar... Por otra parte, cuando a partir del triunfo de la revolución sandinista he estado en varias ocasiones en Nicaragua, en ningún momento ha pasado por mi mente que yo sea allí un extranjero. Y he sentido lo mismo en Costa Rica y en El Salvador." Augusto Monterroso. Los buscadores de oro. México: Alfaguara, 1993.

  •  

    Página de la Literatura Guatemalteca.
    Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
    Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
    Última revisión: 04/09/06
    por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.