Nazareno de la Merced
Mateo de Zúñiga
Siglo XVII

Según el historiador Miguel Álvarez Arévalo, el Nazareno de la Merced es la primera obra barroca hecha en Guatemala y también el primer Nazareno.

Fue esculpida por Mateo de Zúñiga entre 1654 y 1655 por encargo de Bartolomé Vásquez Montiel y Nicolás Pérez de Santa María, mayordomos de la Cofradía Penitencial de Nazarenos. Joseph de la Cerda realizó el encarnado de la imagen, que es lo que le da vida a la piel y las heridas del mártir. En total, tuvo un costo de 65 pesos. El 27 de marzo de 1665, el Nazareno, aún desarmado fue llevado al templo de La Merced de la Antigua Guatemala. Lo armaron dentro de la sacristía y la pusieron en veneración. “Desde ese momento la población de Santiago convirtió al Nazareno mercedario en uno de los bastiones principales al extremo de que cuando los terremotos de 1773 obligaron al traslado de la ciudad, el capitán general Martín de Mayorga mandó a que la imagen se trasladara en 1778 y con ella se vino un significativo grupo de devotos que estaban indecisos”, dice Luis Gerardo Ramírez Ortiz, miembro de la cofradía.
No se sabe con certeza el lugar o lugares donde fue venerada la imagen hasta que se construyó, a principios de 1800, el templo donde se encuentra actualmente, en la 11 avenida y 5ª calle zona 1. Asimismo, existe una etapa en la historia de la cofradía no se conoce debido a que los documentos que guardaban los registros de esta agrupación se perdieron durante los gobiernos liberales, que expulsaron a las órdenes religiosas del país. Tan sólo una parte fue registrada en los Libros de Aumento de la Cofradía que se encuentran en el convento de Capuchinas.

El Jesús Nazareno de la Merced fue consagrado e1 5 de agosto de 1717, por fray Juan Bautista Álvarez y Toledo. Fue la primera imagen en América que recibió este reconocimiento eclesiástico.
Según los datos, en 1702 se celebró por primera vez lo que hoy se conoce como la procesión de La Reseña. El cortejo procesional era distinto a los actuales: las andas eran más pequeñas y recorrían sólo las naves del templo. Participaban hombres y mujeres vestidos de disciplinantes, porque la cofradía en sus inicios era mixta. Al parecer, el Hermano Pedro de Betancur participó en la procesión entre 1657 y 1661. Entre 1910 a 1960 uno de los elementos más significativos de la reseña fueron las bandas de música. En algún momento se llegó a integrar una banda de hasta 100 músicos.

También esculpió la imagen del Jesús de Candelaria, de la ciudad capital, y la de San Sebastián que se venera en la iglesia del mismo nombre.

 


Fuentes: Prensa Libre

 

Pinacoteca guatemalteca.
Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2007 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2007 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 18/02/07
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A