TITULO DE LA CASA IXCUIN-NEHAIB,

SEÑORA DEL TERRITORIO DE OTZOYA

Introducción por Adrián Recinos

Bajo este título el periódico La Sociedad Económica publicó en Guatemala como folletín en su Tomo IV, Nos. 24-36, de junio 24 y julio de 1876, la interesante crónica indígena que se reproduce en este volumen como documento No. 2.

Los Anales de la Sociedad de Geografía e Historia, Año XVII, No. 3, septiembre de 1941, reprodujeron el mismo documento. Tanto en la una como en la otra publicación los nombres indígenas de lugares y gentes aparecen sumamente alterados, pero el fondo de la narración está conforme en su mayor parte con las noticias de otros documentos.

El periódico La Sociedad Económica explica la procedencia de esta crónica en los siguientes términos: "El original en lengua quiché del siguiente curioso documento existía en poder de una de las más antiguas e ilustres familias de Totonicapán, enlazada probablemente con la de Ixcuin-Nebaíb de que allí se trata, y fue presentado en calidad de prueba al antiguo Juzgado privativo de tierras a mediados del siglo pasado [siglo XVIII] con motivo de un litigio. Dicho Juzgado mandó hacer de él una traducción exacta que existe todavía en el Archivo del Departamento de Totonicapán y de cuya traducción se sacó una copia fiel que se encuentra en el Museo de la Sociedad Económica.

Parece que el territorio de Otzoyá a que se refieren estos títulos comprendía poco más o menos una gran parte de Soconusco, los terrenos elevados de San Marcos, Ostuncalco y Quezaltenango, y parte del Valle de Totonicapán, serranías de Ixtlahuacán y algo de las llanuras de Suchitepéquez; formándose este concepto en vista de los nombres de tierras, ríos y lugares de que el documento hace mención y cuyos nombres con pequeñas alteraciones existen hoy, tales como: Naguadecat (hoy Naguatlán), Ayudecat (hoy Ayutla) y Mazatán en Soconusco; los ríos Ucúz (Ocós) y Zamalá en Suchitepéquez, Xicalapa, antiguo pueblo cuyo territorio está hoy incluido, en los de la hacienda Grande, Pachonté, etc.".

El Abate Brasseur de Bourbourg refiere en su Bibliotheque Mexico-Guatémalienne (pág. 143) que obtuvo este documento, así como otros que al mismo se refieren, de don Juan Gavarrete, Director del depósito de los Archivos Nacionales de Guatemala, "de donde fueron retirados en 1856 a causa de su estado de vetustez". Agrega que el documento formaba parte de un cuaderno que contenía otras piezas oficiales de los años 1581, 1589, 1674, 1751, 1757 y 1782; que ellos fueron copiados en forma auténtica a expensas de los jefes indígenas de Quezaltenango y Momostenango, como comprobantes de sus propiedades territoriales, y que las copias reemplazaron los originales en los archivos. Brasseur hizo una copia tomada en parte del original y en parte de la copia del gobierno, dándole el título siguiente: "Título de los Señores de Quetzaltenango y de Momostenango firmado por el conquistador Don Pedro de Alvarado, con una reseña de la historia del Quiché, de las victorias del Rey Qikab, de la conquista de la ciudad de Quetzaltenango por los Españoles, etc.". Agrega que el manuscrito original constaba de 8 folios de los cuales faltaba el primero que, si existiera, completaría el número de 9.

La biblioteca del Institute for Advanced Study, de Princeton, New Jersey, posee una copia castellana antigua, desgraciadamente incompleta, del Título de Ixcuín-Nehaíb, que comienza con el folio 15. Esta era probablemente una de las copias que poseía Brasseur y que perteneció igualmente a la colección del Dr. William Gates. Aunque incompleta, ella ha servido para hacer algunas correcciones en parte de la crónica publicada por la Sociedad Económica.

El interés de esta crónica radica en la descripción de las guerras y conquistas de los quichés, comenzando por la de los indios mames que ocupaban la región del actual Quezaltenango y Totonicapán que, según el documento, fue dominada por los antiguos caciques Quebec y Nehaíb. Aquí parece haber alguna confusión y que se trata de los quichés de la tribu de Cavec y de la de Nehaíb que marcharon bajo el mando de Quicab, el gran Rey del Quiché. El documento refiere en seguida otra conquista que asigna a Quicab y que posiblemente fue continuación de la misma campaña, y prosigue con las expediciones y victorias de otros caciques que contribuyeron a la gloria y engrandecimiento de aquella nación indígena.

La geografía antigua gana considerablemente a través de esta relación porque en ella se enumeran casi todos los pueblos y lugares de importancia que existían en el territorio, desde la capital quiché de Gumarcaah y demás tierras de Los Altos hasta las riberas del Océano Pacífico y las tierras de Soconusco.

Pero aun mayor es el interés que despierta la narración de la conquista española hecha por el desconocido autor indígena que la redactó recogiendo indudablemente la tradición corriente en los primeros años que sucedieron a aquel acontecimiento histórico. Algunos errores de hecho, como la permanencia de Alvarado durante cuatro años en Quezaltenango, y la llegada con él de cuatro frailes franciscanos que se dice bautizaron a los caciques principales de dicho pueblo, deben atribuirse a defectos de la tradición oral.

Es lástima que no se haya encontrado hasta ahora el original en lengua quiché de esta crónica, para obtener la mayor exactitud de las noticias y nombres indígenas que contiene, pero hasta este momento tenemos que contentarnos con las versiones que han llegado hasta nosotros.

Adrián Recinos

 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.