Luego comenzó otro cacique Don Maho[co]tah con otros que son Ahau Quiché, Ahau Galel, los siete varones quichés, el Ahpop, el Ahpop Camhá, Galel y Atzih Vinac 67. Este cacique recogió a todos estos principales para otra guerra que hicieron. También eran nuestros bisabuelos este cacique y principales. Luego se juntaron con sus hijos y todos armados con muchas flechas para ir a la conquista que hicieron, fueron entrando por Naguatecat 68, primer pueblo y mataron a más de cuatrocientos de los de Naguatecat, y conquistaron la tierra, les quitaron toda la hacienda que tenían, cacao, algodón, y se adueñó de todo. Luego entró por otro pueblo llamádose Ayutecat 69, también peleando, habiendo tomado a doscientos indios ayutecos y les quitó muchas perlas, oro, esmeraldas y muchas riquezas, y se fue entrando por Mazatán, otro pueblo de muchos indios: entró peleando a mediodía. Viendo los mazatecos la destrucción que había hecho por los demás pueblos no quisieron guerra, sino luego le dieron paz. Luego los de Mazatecat le dieron de comer al cacique y a los principales y le dieron mucho pescado de presente y le dieron mantas y cada uno le llevó piedra para cimientos de su casa, y las mantas por tributo le dieron al cacique Don Mahocotah y a sus principales. Y [habiendo] visto el cacique la bondad de estos mazatecos, los animó y los llevó a todos a conquistar a otro pueblo llamádose Tapaltecat. Entraron peleando, y conquistaron la tierra y mataron cuarenta indios tapaltecos no más. Luego los tapaltecos se dieron al cacique Don Mahocotah y diez días estuvo descansando y desde aquí despachó a un gran capitán llamádose Don Francisco Izquín Can, principal y cacique. Luego dos indios principales de este pueblo le dijeron al cacique Don Francisco Izquín Can que no le habían de pagar tributo. Llamábanse los principales Quep Ju y Guztín. Y luego el cacique Don Mahocotah, visto que no le habían de pagar tributo los tapaltecas, los cogieron a entrambos a dos y los amarraron y se los trajo consigo el cacique Don Francisco Izquín Nehaib. Luego fueron entrando por dos ceibas muy grandes. Allí hicieron alto, pusieron al cacique y principales en estas dos ceibas, pusieron las armas y águilas, porque lo mandó un cacique llamado Gucumatz-Cotuhá 7O, que pusieran aquellas armas en aquellas dos ceibas, para señal de su mojón y a donde habían llegado a su conquista. Luego de ahí se fue hacia la mar a conquistar, y a ganar la tierra y a holgarse por la mar, y luego el dicho cacique, por darles contento a sus soldados, se volvió águila y se metió dentro de la mar haciendo demuestra que conquistaba también la mar, y después de haber salido de la mar se holgaron mucho del buen suceso que habían tenido.

Desde allí despacharon a los dos que habían cogido en Tapaltecat a su pueblo del cacique Don Mahocotab y Don Francisco Izquín Nehayb. Luego se volvieron por una gran sabana, por donde había cuatrocientos cerritos a modo de volcanes y dentro de estos cerritos, estaba una ceiba no muy grande, donde el cacique se metió adentro, y allí hicieron alto todos y allí durmieron. Salió de allí y se fue a otro pueblo llamádose Xicalapa 71 y allí puso otro mojón y señal de su conquista. Salió de Xicalapa y pasó por otro sitio llamádose Pachonté 72 y allí puso otro mojón y señal de donde llegó a su conquista. Salió de aquí este cacique con toda su gente y llegó a otro sitio llamádose Cacbatzulub 73. Este era un cerro muy grande. Por aquí subió este cacique y puso su mojón, señal de donde pasó con todos sus soldados, y luego pasó otro cerro llamado Chicohom 74 . Allí estuvo diez días descansando el cacique Don Francisco Izquín y Don Mahocotah, principes y caciques, y despacharon un correo para su pueblo de este cacique, avisando cómo iban ya para allá y que quedaban descansando, que les salieran a recibir trece banderas, que dentro de dos días habían de entrar en el dicho su pueblo, que salieran también todos armados con sus arcos y flechas, que salieran además tres caciques coronados también del mismo pueblo de este cacique; que salieran todos a recibirle con sus teponauastis 75 cada bandera. Y los nombres de los caciques que les salieron a recibir son estos: Don Balam-Agab, Don Iquí Balam y Don Mahocotah 76. Estos tres caciques estaban coronados, que eran como reyes.

Luego salió este cacique de este cerro con toda su gente y pasaron por medio de la laguna que es de Atitlán y fueron señalando sus mojones, y pasaron por donde es la iglesia de Tecpan Atitán 77. Allí puso mojón de sus tierras que había ganado, y de allí fue a un pueblo llamado Chuilá 78; allí hicieron alto hasta otro día. Y luego de allí entró en su palacio en su pueblo, donde los tres caciques le salieron a recibir con mucho ruido de gente y entraron en su castillo de los dichos caciques de Chi Gumarcaah Chi Ysmachí. Luego empezó este cacique Don Mahocotah a darle cuenta a su rey de todo lo que había ganado y conquistado por todas esas tierras por donde había ido, y lo mismo habían hecho los demás conquistadores, Tamub, Ilocab y Don Quicab y Don Francisco Izquín, todos habían dado cuenta de sus conquistas. Y luego mandaron que fuesen guardando todo el oro, perlas, diamantes y esmeraldas, y todas las joyas que habían quitado los conquistadores, a todos los pueblos que habían conquistado y los presentes que les habían dado y los tributos. Todo esto mandaron los cabezas de calpul a todos estos principales que lo guardasen y que no se perdiese nada. Llamábanse estos dos tesorero y contador, el uno Tepe[u] y el otro Gucumatz. Y luego venían todos los pueblos, cuantos habían conquistado estos caciques que arriba están a pagarles tributo, lo venían a dejar todos sin que faltara ningún pueblo porque todos estaban ya sujetos a estos caciques sus conquistadores.
Aquí se acabaron estas conquistas y guerras que hicieron estos dos principales de Quiché Culahá 79.

 


 

67 El Ahpop era el jefe de la casa de Cavec; el Ahpop Camhá, su segundo o rey adjunto del Quiché; el Ahau Galel era el jefe de la casa de Nehaib; el Ahtzic Vinac el jefe de la casa de Ahau Quiché.

68 Probablemente la comarca que hoy se llama Nahualate, en la costa del Pacífico.

69 Ayutecat, Mazatlán, Tapaltecat, antiguos pueblos de la costa de Soconusco, hoy Estado de Chiapas. Posteriormente a la época a que se refiere el texto estos pueblos fueron invadidos y destruidos por el emperador mexicano Ahuitzotl. La Crónica Mexicana de Alvarado Tezozomoc menciona varios pueblos de esta casta que fueron conquistados por Ahuitzotl: Xoconuchco, Xolotlá, Cozcatlán, Oyotlán, Mazatlán, Ayotecatl. Refiere la Crónica que los Xoconuchco "dijeron al rey Ahuitzotl que sus términos y mojoneras confinaban con los naturales de Guatemala, montes y ríos que eran muy grandes los montes ásperos y temerosos por los tigres grandes, serpientes muchas, los ríos muy caudalosos, y asimismo confinaban con los pueblos de los de Nolpopocayan que están asentados a las orillas del monte del volcán». El Título de Totonicapán dice que Quicab llegó a la desembocadura de un brazo de mar y señaló los mojones de los Yaquiab y los Ayutar y Mazatecos.

70 La tradición atribuye poderes mágicos al rey quiché Gucumatz, compañero dé Cotuhá, el padre de Quicab. Según el Popol Vuh, Gucumatz se convertía durante siete días en águila y durante otros tantos en tigre, serpiente, etc.

71 Pueblo antiguo de la costa de Zapotitlán o Suchitepéquez, al sur de Guatemala, comprendido en las tierras de Pachonté. En la Descripción de Zapotitlán y Suchitepéquez, 1579, se lee: «La mar del sur está como legua y media de dicho pueblo de Xicalapa donde está un río llamado Quiquizat [Tiquisate], cerca de la estancia de ganado de Juan Rodríguez Cabrillo de Medrano».

72 Hacienda de la costa del Pacífico.

73 Cacbalzulub, Qakbatzulú en el Memorial de Sololá, o sea "danza del flechamiento", lugar vecino al Lago de Atitlán.

74 Chicohom, Pan Che Chiqohom en el Memorial de Sololá, o sea «en el bosque de los tambores». Los cakchiqueles dieron ese nombre al lugar porque vivieron algún tiempo entre los troncos huecos de los árboles. Pa Che Chicohom fue una de las estaciones de los quichés en su peregrinación, según el Título de Totonicapán.

75 El tambor llamado tun en quiché y teponaztli en lengua náhuatl tiene la forma de un tronco de árbol hueco y está hecho totalmente de madera.

76 Se repiten aquí los nombres de los fundadores de la dinastía quiché a excepción del primero y principal, Balam Quitzé.

77 Tecpán Atitlán, nombre mexicano con que designaron, después de la Conquista, al antiguo pueblo cakchiquel de Tzololá, hoy Sololá, situado en un descanso de la montaña que se levanta al norte del Lago de Atitlán.

78 Chuilá, Chichicastenango.

79 Culahá era el antiguo nombre mam de Quezaltenango El documento lo une al del Quiché probablemente en reconocimiento de la participación que tomó en las conquistas que en él se relatan. El mismo nombre antiguo se menciona en el Titulo de Totonicapán y en el Título Real de Don Francisco Izquín.

 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.