LA FABULA DE GEO.

(A la madre tierra y a las mujeres creadas de tierra y selva)

Una grafía de átomos
con su respectiva memoria genética
algunas curvas-barro
varias líneas-florecidas en verde
cabellera indetenible
dentro una hoguera
invitada a la celebración de la vida
asistió
con su fresco aliento
de oxígeno

ingenua
bailo la rola progresiva del siglo
parió sobre sangre a sus hijos
no le alcanzaron los dedos para nutrirlos
entregó su cuerpo sin ser ramera
y digna
sobrevivió en el amor de su leyenda


CUERPO SUTIL


Por herencia de Venus me gusta la primavera
y las naranjas
no se me antoja subirme al carro de Heno
mi forma es una longitud refractada por el tiempo
a veces mi aliento no es visible
solo mis palabras quedaran para eternizar estos días
a la historia

como fue antes

En el palacio de Cnosos huí por el laberinto
no me destruyo el minotauro,
me fui de Creta
para que nadie me alcanzara

La puerta de Ishtar en Babilonia
estaba cerrada
no pude pasar

Me quede un tiempo en Intihuatana
adorábamos al sol

Viví en Petra
elaboraba elixires aromáticos
y el desierto saciaba mi sed

En Piedras Negras estudiaba los astros
me gustaban los collares que mi padre me obsequiaba
no me asustaban los sacrificios y morí orgullosa

De Egipto extraño todo
el lino de mi ropa
los atardeceres del Nilo
y mis amigos

Hace pocos años
en Guatemala lloraba por mis muertos en la guerra

Por hoy
libero las palabras, los colores y nuestra música
para descifrar las claves de la expresión
la estrategia de mi complejidad: fuerza y fragilidad
siempre luche por la vida
siempre fui mujer

BAJO LA LUNA

Vestida de lluvia fecundo mi jardín
vivo la juventud sin años
bailo

lloro a veces
como súper héroe
de un comics sangrante

me crece la garra
contra la filosofía estúpida del consumismo

me introduzco en un libro
escucho la voz de George Steiner

manchada de tinta e ideas
regreso al guión no escrito
y en mi realidad limitada por las categorías físicas
duermo bajo la luna de mi país.

 


RELOJ SIN MERMELADA.

Tengo mermelada en la boca
en la risa
y hiel en las lágrimas

han dicho que mis ojos son como vino fuerte

he roto las cadenas de mis sentidos corporales
atisbo el fuego de la vida
para que la hoguera no nos queme
ni se apague

desde la esencia de la vida gozo su latido
con mitos o sin ellos
con la certidumbre de estar viva,
amar y sufrir
vieja tragedia sin aplausos al final
clamo por mi especie y por mí.

SIMBALON

Los latidos del fuego
en las batallas cotidianas
el aliento del aire
revela búsqueda

caminamos
atravesamos puentes
llegamos lejos

un reloj de tiempo interminable
marca un numero áureo
en el sentido profundo del agua

Gadamer si somos fragmentos del todo
armonía y caos contenidos en una sola ecuación

en el mapa cognitivo
no hay bisutería
cuando nos encontremos
nuestros rostros serán soles de mundos lejanos


 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.