ALFARERO

El hombre,
pobre barro,
tosco y resistente
no ha tomado todavía
entre tus manos
forma humana.

Tú, incansable alfarero,
te empeñas paciente,
en volver a empezar
una y otra vez,
poco a poco,
lentamente,
eras,
siglos,
milenios.

Desde
Adán hasta Noé,
de Noé hasta Abraham
de Abraham hasta Moisés,
de Moisés hasta Jesús

Y aún ahora,
quienes llevamos tu nombre
nos resistimos rudamente
retrasando tu obra,
la más amada,
por la que sufres
y te entregas.

Cómo nos cuesta
ser modelados
entre tus manos
a tu imagen y semejanza!

Dios de la vida
y la Vida misma,
Señor de la Historia,
aquí estamos,
medio lobos y medio humanos,
aquí nos tienes,
no nos abandones
te rogamos,
vuélvenos a empezar!

Mayo 1 de 1986


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.