Escritor Francisco Nájera

Entrevista por Juan Carlos Lemus, de Prensa Libre. 19 de octubre, 2003

Francisco Nájera (Guatemala 1945), vive en el extranjero desde 1965. Reside en Nueva York. Es uno de los poetas y ensayistas más importantes de Guatemala. Por muchos años ha sido maestro bilingüe en escuelas primarias.

Ahora es director, en un universidad pequeña, de un programa para estudiantes de maestría en pedagogía. Además de su trabajo, dice “leo mucho, veo mucho cine y teatro. Me interesan los conciertos. Camino…”

Libros de poesía:

“Nuestro canto” (1986)

“Canto de María” (1989)

“Su cuerpo, las palabras” (1990).

“Poemas de amor y otras mentiras” (1991).

“Imán de su silencio - Homenaje a Nuestro Señor Maximón” (1993).

“Espejo de gran placer” (1995)

“Imitación de los contrarios – Razones por las que el aire es más frío en las regiones más altas” (1995).

“Cantares del amor extático” (1996).

“Libro de la Historia Universal” (2000).

(Sin título) (2001).

1999 – Poemas (2002).

Narrativa

“El sueño de Dios” (1987).

“Los cómplices” (1988).

“En el espejo de la mirada” (1990).

“Lotería de latón” (1998).

(sin título) (2003).

Textos

“Servidumbre de lo carnal” (1986).

“Sujeto de la letra” (1991).

“El río los fragmentos” (1992).

“El payaso de Dios” (1997).

Objetos:

“Cuerpo” (1996).

“Porno/Grafía de su febril” (Silencio) (1999).

“Versos de María la Puta” (2002) con Darío Escobar.

“Prisión de palabras/cárcel del sinsentido” (2003).

Proyectos

“Plegaria” (1997).

“Mantas” (1999) con el apoyo de Colloquia.

“Carta-cadena” (1999).

Afiche: “A veces las formas…” (2003).

Ensayos

“El amor y la mujer en la obra de Jaime Sabines”. Tzolkin 31 (24/III/88) Guatemala.

“Renovación de las formas expresivas del idioma”. Pedernal 1 (abr. – jun. 1989) Guatemala. 16-20.

“Ana María Rodas o la escritura del matriarcado”. Perraje 2 (jun. 1990 – jun. 1991) Guatemala. 71 – 77.

Este artículo apareció en una versión modificada y ampliada en Centroamericana 3 1992. Italia 43 –52.

“Elaboración del sujeto como Poeta Decadente en un poema de Arévalo Martínez”. La Ermita 12 (oct. – dic. 1998) 37- 41.

“Un poema-testimonio de Francisco Morales Santos”. Centroamericana 8 (Estrato - s. f.) 41-56.

“El género sexual: Violencia y patriarcado en la obra de Juan Rulfo. Me gustas cuando callas… Los escritores del ‘boom’ y el género sexual”. Ana Luisa Sierra, ed. (Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, P. R. 2002) 151 – 174.

“La poesía de Rafael Arévalo Martínez”. Algarero (en. – jun. 2003) Guatemala 8 –13.

“El pacto autobiográfico en la obra de Rafael Arévalo Martínez” (Editorial Cultura; Guatemala: 2003).

Su correo electrónico [email protected]

Radicarme en Guatemala: “Es una de mis fantasías”

¿En qué año y en qué circunstancias salió de Guatemala?

Salí de Guatemala en 1965 por dificultades con mi padre. Fue una relación muy conflictiva.

Si no volví a Guatemala fue porque a partir de esa fecha me fue imposible vivir en la casa de la familia.

¿Cómo recibió la noticia del 11 de septiembre?

Como la recibimos todos. Con sorpresa.

Según usted ¿cómo incidirá en la literatura estadounidense, y mundial, si cabe, los atentados a las torres gemelas?

A nivel estadounidense, me imagino que eventualmente será tema para cuentos y novelas, como lo ha sido el ataque a Pearl Harbor.

A nivel mundial, todo depende de cuánto interés exista en otro países en hacer uso de temas que pueden atraen a públicos estadounidenses, o de explorar hechos que afectan principalmente a Estados unidos.

O de cuántas traducciones a otros idiomas se hagan de libros, escritos por autores estadounidenses que traten el tema. El impacto lo veo más a nivel de mercadeo que de literatura.

En los círculos literarios neoyorkinos ¿todavía se tiene a Guatemala enjaulada en los mismos nombres: Asturias, Monterroso y el Pop Vuh?

Mi percepción es que en los círculos neoyorkinos de habla inglesa, académicos o editoriales, Guatemala no existe, como no existe ninguna otra literatura que no sea la estadounidense o la europea.

Y por europea quiero decir inglesa, francesa, o alemana. El resto de las literaturas pertenecen al mundo informe de lo que en inglés se denomina "alien": lo extranjero o lo extraño.

Dentro del mundo académico hispanoparlante me parece que la limitación es ligeramente menos reducida. A los nombres de Asturias, Monterroso y Menchú, se podrían agregar el de Arévalo Martínez y el Monteforte Toledo.

Aunque también existen algunas traducciones de novelas de Rey Rosa y Arturo Arias, y recientemente he visto algo de Mario Roberto Morales también en traducción.

Sin embargo, la lectura de estos autores me parece que en general tiende a ser más política que estética.

¿Se tiene más interés, en los mismos círculos, en los mayas y lo folclórico que en la literatura guatemalteca universal? (Al parecer es lo que predomina en Europa, cuando, escasamente, se habla del arte guatemalteco).

En mi experiencia, Guatemala, como el resto de Latino América, y el Asia, constituye el espacio de lo folklórico.

Ese espacio habitado por el "otro" y al que los habitantes de los países ricos viajan en busca de aventuras, y de lo "natural", aunque siempre exigiendo un mínimo de aquellas comodidades a las que están acostumbrados. En cuanto a "literatura guatemalteca universal", no se cómo entender el término.

Creo que toda literatura moderna busca la universalidad, aunque a través de formas a menudo culturalmente específicas. Que no siempre se logre ese elemento de "universalidad" en el arte pertenece a otro orden de problemas.

Por cierto ¿Por qué, según usted, la literatura guatemalteca universal es tan escasa?

No entiendo a qué le llama "literatura guatemalteca universal". ¿No busca El tiempo prinicipia en Xibalbá ser universal, es decir, tener la capacidad de ser leída en diferentes épocas y en diferentes idiomas sin perder su capacidad de enriquecer a sus lectores ? ¿No ocurre lo mismo con un poema como Ratkas…?

Qué ha sido lo más interesante de vivir en el extranjero?

El estar en Nueva York, la capital cultural del imperio estadounidense como todos sabemos, me ha permitido tener acceso a experiencias culturales imposibles en nuestros países latinoamericanos. Libros, museos, teatro, etc., etc.

¿Y lo más desgraciado?

No creo que en la vida que he vivido haya conocido la desgracia.

Sus libros : Cuerpo, Porno/Grafía de su febril (Silencio), Versos de María la Puta, Prisión de palabras/cárcel del sinsentido, usted los clasifica como "Objetos", ¿por qué?

Porque ofrecen experiencias estéticas muy diferentes de las que ofrecen los libros. A estos pertenece la organización linear de las páginas consecutivas, unidas por una portada y una contra portada, páginas generalmente numeradas, con lo que se sugiere una progresión o un acumulamiento de hechos, ideas, o experiencias.

Generalmente con un principio, un medio y un final, aunque no necesariamente en ese orden.

Así, Cuerpo quisiera sugerir la experiencia de un juego de solitario, mientras que Porno/Grafía…, podría asociarse con la idea de los rompecabezas. En los Versos de Maria…, el que los poemas estén guardados en un estuche de polvos –el doble sentido es parte de la idea-, con su espejo, pide al lector verse como la cara que esconde María y a su mundo.

¿Qué debemos entender por sus "Proyectos Plegaria, Mantas y Carta-cadena?

Como con los objetos, sus parámetros estéticos pertenecen a géneros no literarios. La Plegaria, busca confundirse con las oraciones que se pueden encontrarse en los atrios de las iglesias, las mantas aprovechan la dinámica de lectura que implican las mantas y las vallas en las carreteras para comunicar un mensaje anónimo a grupos lingüísticos específicos, y la Carta-cadena, quisiera que, aunque de manera irónica, o como broma, se la envie o entregue otras personas, para, de esta manera, poder difundirse.

¿Por qué los escritores guatemaltecos no tienen poder editorial en el extranjero?

¿Por qué las empresas guatemaltecos no tienen poder económico en el extranjero? Venir de una región que ha funcionado siempre como colonia de los países ricos, implica carecer de voz y de poder en las metrópolis.

Sin embargo, no hay que olvidar que escritores como Rey Rosa y Monterroso han sido publicados por editoriales europeas.

Cuando en otro país le preguntan acerca de la literatura guatemalteca, ¿cuál es su respuesta?

Debido a que mi carrera y mi trabajo tienen que ver con pedagogía, pláticas sobre la literatura o el arte guatemalteco, o de cualquier otra región, ocurren muy rara vez.

¿Y de la cultura guatemalteca?

Algo que creo importante es explicar la naturaleza dividida de nuestra cultura. Esa negación de las raíces mayas que nos causa tantos conflictos en cuanto a nuestras formas de identidad: étnica, cultural, etc.

En eso hay semejanza con la negación que en Estados Unidos se hace de las formas en que los grupos africanos que llegaron como esclavos modificaron la cultura estadounidense, haciendo de ella algo no europeo, algo híbrido y americano, es decir parte de nuestro continente.

Se trata de experiencias que, creo, sólo ahora empiezan a ser explorado con gran timidez en ambos países.

¿Cree que la poesía hace realmente una diferencia para la vida de la gente común? ¿llega a influir en la vida cotidiana de las personas?

Para quien sienta interés por el lenguaje, en cuanto experiencia estética –no como negocio o como entretenimiento, o algo parecido-, la poesía, y la literatura en general, ofrecen formas de enriquecimiento a menudo maravillosas, y desconocidas, para quienes no sienten tal interés.

¿Es usted más poeta, más narrador, más ensayista?

Me interesa escribir. La escritura es para mí lo que importa. Cada una de los géneros que menciona me permite organizar y expresar lo que me interesa, u obsesiona, en foras muy diferentes.

¿Piensa retornar para radicarse en Guatemala?

Sí. Es una de mis fantasías.

 

 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.