"Fiesta de enterradores", Personajes :
JOSÉ, el enterrador, viejo un poco chiflado.
ROSALÍA, su mujer.
MENSAJERO lo. (mensajero de funeraria).
MENSAJERO 2o.(mensajero de funeraria).
LUIS (mensajero de funeraria)
FRANCISCO (hijo del enterrador).
MARÍA (la novia)
ASESINO lo.
ASESINO 2o.
ASESINO 3o.
FREDY, hippy, hijo de un funerario.
MARY, su hermana, hippy también.
FUNERARIO lo.(dueño de funeraria ).
FUNERARIO 2o.(dueño de funeraria).
FUNERARIO 3o.
POLÍTICO (hombre contemporáneo).
MILITAR (hombre contemporáneo).
DIPLOMÁTICO (hombre contemporáneo)
COMERCIANTE(hombre contemporáneo).
TODOS A CORO : (político, militar, diplomático, comerciante).
DESCONOCIDO.
Invitados a la fiesta de casamiento de Francisco. Marimberos.
Invitados hippies en la fiesta de los hijos de los funerarios.
Dolientes cargando féretros.
En cualquier lugar de Hispanoamérica)
Cuadro I
(En el cementerio. La casita del enterrador, a la izquierda, está iluminada. Afuera la luna dibuja la silueta de las tumbas y los cipreses. A la derecha, José el enterrador, trabaja en las tumbas).
ROSALÍA (Asomándose a la puerta, llama a media voz como temerosa de despertar a alguien) ¡José ! ¡Tenés allí el radito ...!
(José sin haberla escuchado , golpea la mezcla al echarla sobre la tumba).
ROSALÍA : (subiendo la voz cuidadosamente) : ¡José ! ¡Tenés allí el radito ...!
JOSÉ : ¿Qué ? ¡Ah ! ¡Sí, aquí lo tengo para calcular la mezcla para mañana !
ROSALÍA ( saliendo con un velo de novia a medio hacer y atravesando la escena
hasta donde está José) : ¡La mezcla para mañana ! Y yo que quería oír una dedicatoria con marimba para m'ijo por su casamiento. ¡La mezcla para mañana ! ¡Que te quedás tan tarde hablando con los muertos es lo que te tiene cada día más chiflado ! ¿Cómo vas a calcular la mezcla con un radio de transistores ?
JOSÉ (triunfante y con expresión malévola) : oigo las noticias de los matados, hago la cuenta y calculo la mezcla para mañana.
ROSALÍA (convencida) : ¡Ah... ! Entonces te vas a estar despierta toda la noche.
JOSÉ (da volumen al radio y mueve el selector) : No toda mujer. Cerraré las últimas tumbas, escucharé las noticias, dejaré hecha la mezcla y me entrará a dormir. Mientras podrás terminar el vestido de novia para nuestra nuera.
ROSALÍA : ¿Cuántas te faltan ?
JOSÉ : Siete. Y eso que yo me ocupo sólo de los matados. Los demás se los dejo al ayudante. ¿Ves ahora por qué tengo que calcular la mezcla ?
ROSALÍA : Más te valdría trabajar rápido en el día, a la hora de los entierros, y no engañar a los dolientes con un trabajo tan esmerado, para luego decirles, cuando ya se han aburrido, que terminarás el repello después que tu mujer venga a rezar.
JOSÉ (disgustado) : ¡Ba... ! ¡Qué saben las mujeres de estas cosas ! Ya te he dicho que trabajo despacio para prolongar en lo posible el momento en que termina todo.
ROSALÍA : Y para burlarte de los dolientes.
JOSÉ : No de todos. Si bien es cierto que la mayoría me maldicen por mi tardanza, hay algunos que me lo agradecen. Mientras trabajo los observo disimuladamente y por sus rostros puedo decir quiénes sufren de verdad. Algunos quieren prolongar la despedida y otros están rabiando por largarse.
ROSALÍA : Y qué sacas con eso ?
JOSÉ (irritado) ¿Qué se saca de hacer bien o mal ? Vamos, andate a la casa y no sigás ensuciando el velo.
ROSALÍA (sacude el velo y empieza a irse) : Me voy. Y no hablés tanto con los muertos que vas a estar resfriado mañana para el casamiento.
JOSE ( pausa . Mientras habla va terminando las tumbas ) : ¡Resfriado para mañana ! ¡Como si el sereno de una noche después de treinta años de ser enterrador me pudiera impedir asistir a la boda de mi hijo ...! ¡Que no hable con los muertos ! ¿Qué se habrá creído mi mujer ? Ella en su casa, con sus modas de encargo, sus trastos sucios y el nixtamal en el fuego, mientras yo, aparte del radito y de mis libros viejos, no tengo nada más que mis muertos... ¡Pero si ellos realmente no hablan ! Están allí callados, humillados bajo el peso de su rigidez y avergonzados porque sus semejantes les han reducido tanto su propiedad privada. Nos entendemos, claro está, aunque sus voces me llegan terrosas y con ruido de árbol hueco cuando les golpeo. (pausa. Golpea con el mango de la cuchara de albañil ). Este último, me tiene disgustado, no contesta, como si el cajón hubiera estado vacío; pero yo lo vi, allí estaba bajo el vidrio con su cara sorprendida, como quien cree imposible una cosa que de pronto se nos vuelve realidad. ¡Oye ! ¡Oye ! (vuelve a golpear) ¡Ajá ! ¡Comienzo a oír que cobras vida ! ¿Quién te habías creído tú para ser diferente a los demás ? ¿O es que tenías algún privilegio ? (golpea otra vez y escucha) ¡Bravo ! ¡Tenías el privilegio de ser hombre ! ¿Y eso qué ? ¿Te garantiza en estos tiempos la inmunidad ? ¿Quién me garantiza a mí, autor de diálogos con los muertos, que al salir no estarán esperándonos las bestias, que con sus crímenes creen estar ganándose el derecho a ser hombres ? ¡Que no tenías por qué morir ? ¿Y quién te dice a ti que a pesar de la fuerte hilera de ladrillos y dura capa de mezcla que te he puesto, no vendrán las bestias a descargar una ametralladora sobre tu sangre coagulada o a violar los orificios sagrados de tu cuerpo, sólo para ofenderte más allá de la muerte ? ¡Oye ! ¡Oye ! (golpea) ¡Deja ya esa cara de sorpresa ! ¡Hoy la única sorpresa es estar vivo ! (pausa. Se pone el radio junto a la oreja y comenta lo que oye) ¡Cinco en la mañana ! ¡Otros cinco en la tarde y ahora tres ! ¡Mezcla para trece en un sólo día ! ¡En un sólo día y mañana que es día de celebrar... ! (pausa. Recoge sus herramientas, las pone entre el balde y llevando éste atraviesa la escena). ¡Arena para trece ! ¡Cal para trece ! ¡Ladrillos para trece ! (llamando) ¡Rosalía ! ¡Rosalía... ! ¡Teneme el café caliente que voy a hacer la mezcla... ! (abre la puerta de su casa, se vuelve y en actitud espectral se queda viendo hacia el público mientras el telón cae).
-TELÓN-
Después de "Fiesta de Enterradores", se escribieron : " La Repartición de las Rocas" (o El Festival ) y "Una Pareja de Actualidad" (o Un Romeo y una Julieta), ambas sin editarse.

 


 

 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.