A los Cuchumatanes

 
¡Oh cielo de mi Patria!

¡Oh caros horizontes!
¡Oh azules, altos montes;
oídme desde allí!
La alma mía os saluda,
cumbres de la alta sierra,
murallas de esa tierra
donde la la luz yo vi!
 
Del sol desfalleciente

a la última vislumbre
vuestra elevada cumbre
postrer asilo da:
cual débil esperanza

allí se desvanece
ya más y más fallece:
y ya por fin se va.
 

En tanto que la sombra
no embargue el firmamento
hasta el postrer momento
en vos me extasiaré;
que así como esta tarde,
de brumas despejados,
tan limpios y azulados
jamás os contemplé.
 

¡Cuán dulcemente triste
mi mente se extasía,
oh cara Patria mía,
en tu áspero confín!
¡cual cruza el ancho espacio,
ay Dios, que me separa
de aquella tierra cara
de América el jardín.
 

En alas del deseo
por esa lontananza,

mi corazón se lanza
hasta mi pobre hogar.
¡Oh, dulce madre mía
con cuanto amor te estrecho
contra el doliente pecho
que destruyó el pesar!
 
¡Oh, vosotros que al mundo

conmigo habéis venido,
dentro del mismo nido
y por el mismo amor;
y por el mismo seno
nutridos y abrigados,
con los mismos cuidados
arrullos y calor!
 
¡Amables compañeros,

a quienes la alma infancia
en su risueña estancia
jugando me enlazó
con lazo tal de flores,

que ni por ser tan bello,
quitárnosle del cuello
la suerte consiguió!
Entro en el nido amante

vuelvo al materno abrigo:
¡Oh, cuánto pecho amigo
yo siento palpitar,
en medio el grupo caro,
que en tierno estrecho nudo,
llorar tan solo pudo
llorar y más llorar.
 
¡Oh cielo de mi Patria!

¡Oh caros horizontes!
¡Oh ya dormidos montes
la noche ya os cubrió¡
Adiós,oh mis amigos,
dormid, dormid en calma

que las brumas en la alma
¡ay, ay! las llevo yo.
 

 

 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.