Es el caso de hablar

                                                
                        Madre, te bendigo porque supiste hacer
                        de tu hijo un hombre real y enteramente humano.
                        Él triunfará en la vida. Se marcha y es el caso 
                        de hablar de su regreso. Cuando veas volver,
                        en un día de fiesta, un viador que en la mano
                        luzca preciosas joyas y haga notorios paso
                        y ademán -¿insolencia, dinero o buena suerte?-;
                        no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.
                                                
                        Madre, si mirando el camino se acongoja tu alma
                        y tras la tapia asoma entonces un caminante
                        que trae gran renombre, espada poderosa,
                        ceñidas armaduras, en la frente la palma
                        de la victoria, y gesto de sigamos adelante,
                        por mucho que eso valga vale muy poca cosa
                        el poder de la espada, el oro y el renombre;
                        no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.
                                                
                        Madre, si aspirando el aroma de una flor
                        en un día de otoño gris y meditabundo
                        oyes que alguien te llama y te dice: ¡Señora,
                        allá por el camino viene un gran señor
                        del brazo de su amada, conoce todo el mundo,
                        en la pupila clara trae la mar que añora
                        y en su copa de mieles un sabor de aventura!;
                        no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.
                                                
                        Madre, si en el invierno, después de haber cenado,
                        estás junto al bracero pensando con desgano,
                        oídos a la lluvia que cae sobre el techo,
                        y en eso, puerta y viento... Es alguien que ha entrado
                        descubierta la frente y herramienta en la mano,
                        levántate a su encuentro porque tienes derecho
                        de abrazar a tu hijo, de quien hiciste un hombre
                        que vuelve de la vida con el jornal ganado.


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.