EL HOMBRE QUE CONVERSABA CON UN POSTE

Alfonso Orantes


De pronto, al acercarse a un poste de aquella calle, el hombre que iba a orinar, descubrió en lo rollizo del artefacto, una cara. Daba la impresión de conversar con alguien, acerca de muchas cosas. Lego, se marchó tranquilamente.
Quienes lo vieron y oyeron, le tomaron por ebrio o loco.
El hombre había descubierto algo escrito por un genio de la pintura, en algún libro cuyo título no recordaba.
Era lo expresado en : TRATADO DE LA PINTURA, de Leonardo de Vinci, que dice: " si te fijas en algunas paredes llenas de manchas o hechas con mescolanza de piedras y te aplicas a inventar cualquier espectáculo, podrás ver sobre aquel muro, formas parecidas a paisajes, ríos, rocas, árboles con figuras movidísimas, rostros de expresión extraña y otras mil cosas que podrás luego traducir a buena y completa forma."
Aquel sujeto era un pintor anónimo. Buscando temas, se había vuelto en él una obsesión alcanzar lo perfecto, reproduciendo el rostro humano y nunca había podido lograrlo.

San Salvador, enero 2 de 1975.

 

 


 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.