DIALECTICA

Vamos por partes, queridos profesores:
no hay hombre de mi tiempo, afirmo aquí.
Hay hombres de su tiempo,
pocos y elegidos, en principio,
a la luz de los actos que los van completando,
consumidos a veces por la joven historia,
admirados por muchos,
cubiertos de ignominia por quienes se conocen
y se saben lejanos de sus hechos hermosos.

Hay, entonces, que tomar de sus vidas lo que dejan
y lo que por modestia
no dicen sus grandes corazones.

Comenzar a ver si lo que hoy consigue conmovernos
y a ellos les nombra jóvenes y victoriosos
aún después de muertos,
nos hace ser también los hombres de su tiempo.

 

 
 

Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 26/03/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A.