Guatemala en El siglo del viento de Eduardo Galeano, con algunas intervenciones de Luis Cardoza y Aragón.

1902
Quezaltenango
DECIDE EL GOBIERNO QUE LA REALIDAD NO EXISTE
 
A todo dar claman los tambores y clarines, en la plaza principal de Quezaltenango, convocando a la ciudadanía; pero nadie puede escuchar nada más que el pavoroso estruendo del volcán Santa María en plena erupción.
El pregonero lee a los gritos el bando del superior gobierno. Más de cien pueblos de esta comarca de Guatemala están siendo arrasados por el alud de lava y fango y la incesante lluvia de ceniza mientras el pregonero, cubriéndose como puede, cumple con su deber. El volcán de Santa María hace temblar la tierra bajo sus pies y le bombardea a pedradas la cabeza. En pleno mediodía es noche total y en la cerrazón no se ve más que el vómito de fuego del volcán. El pregonero chilla desesperadamente, leyendo el bando a duras penas, entre los sacudones de luz de la linterna.
El bando, firmado por el presidente Manuel Estrada Cabrera, informa a la población que el volcán Santa María está en calma y que en calma permanecen todos los demás volcanes de Guatemala, que el sismo ocurre lejos de aquí, en alguna parte de México, y que, siendo normal la situación, nada impide que se celebre hoy la fiesta de la diosa Minerva, que tendrá lugar en la capital a pesar de los malévolos rumores de los enemigos del orden.



1902
Ciudad de Guatemala
ESTRADA CABRERA
El dictador Manuel Estrada Cabrera
El dictador Manuel Estrada Cabrera
En la ciudad de Quezaltenango, Manuel Estrada Cabrera había ejercido, durante muchos años, "el augusto sacerdocio de la Ley en el majestuoso templo de la Justicia sobre la roca inconmovible de la Verdad." Cuando acabó de desplumar la provincia, el doctor se vino a la capital, donde llevó a feliz culminación su carrera política asaltando, revolver en mano, la presidencia de Guatemala.
Desde entonces, ha restablecido en todo el país el uso del cepo, del azote y de la horca. Así los indios recogen gratis el café en las plantaciones y los albañiles levantan gratis prisiones y cuarteles.
Un día sí y otro también, en solemne ceremonia, el presidente Estrada Cabrera coloca la primera piedra de una nueva escuela que jamás será construida. El se ha otorgado el título de Educador de Pueblos y Protector de la Juventud Estudiosa, y en su propio homenaje celebra cada año la colosal fiesta de la diosa Minerva. En el partenón de aquí, que reproduce el partenón helénico en tamaño natural, tañen sus liras los poetas: anuncian que la ciudad de Guatemala, Atenas del Nuevo Mundo, tiene un Pericles.

Sobre Estrada Cabrera, Luis Cardoza y Aragón nos dice:

Feroz y pintoresco, "el señor Presidente", licenciado y doctor don Manuel Estrada Cabrera (1898-1920) "benemérito de la patria", "protector de la juventud estudiosa", "jefe del gran partido liberal", había instituido las Fiestas de Minerva -diosa de la sabiduría- para "celebrar" a las escuelas y a los hambrientos maestros, farsa increíble en país sin libertades y con muy vastas regiones donde el analfabetismo superaba al noventa por ciento; también fue fiesta nacional el cumpleaños propio y el de su madre, doña Joaquina, y así agradecer a Dios por haber engendrado un hijo tan admirable y prodigioso para los destinos de Guatemala. (13)


1936
Ciudad de Guatemala
UBICO
El dictador Jorge Ubico
El dictador Jorge Ubico
Lo primerió Martínez, por unas horas, pero Ubico es el segundo en reconocer a Franco. Diez días antes que Hitler y Mussolini, Ubico otorga sello de legitimidad al alzamiento contra la democracia española.
El general Jorge Ubico, jefe de Estado de Guatemala, gobierna rodeado de efigies de Napoleón Bonaparte. Se le parece, dice, como mellizo. Pero Ubico cabalga motocicletas y la guerra  que lleva adelante no tiene por objeto la conquista de Europa. La suya es la guerra contra los malos pensamientos.
Contra los malos pensamientos, disciplina militar. Ubico militariza a los empleados del correo, a los músicos de la orquesta sinfónica y a los niños de las escuelas. Como la barriga llena es madre de los malos pensamientos, manda reducir a la mitad los salarios en las plantaciones de la United Fruit. Castiga el ocio, padre de los malos pensamientos, obligando a los culpables a trabajar gratis las tierras de su propiedad. Para arrancar los malos pensamientos a los revolucionarios, inventa una corona de acero que les estruja la cabeza en los sótanos de la policía.
Ubico ha impuesto a los indios una contribución forzosa de cinco centavos mensuales para levantar un gran monumento a Ubico. Ante el escultor, mano al pecho, posa.

Sobre Ubico nos dice Luis Cardoza y Aragón:

 

El 17 de junio de 1941 la Asamblea legislativa convocó a una nueva Asamblea Constituyente para reformar el artículo quinto de la Constitución, sobre la reelección presidencial. (La Constitución, con el mismo fin, había sido reformada por primera vez el 13 de julio de 1935). La nueva Asamblea Constituyente se instaló el 1o. de septiembre de 1941 y el 12 del mismo mes defecó el decreto número dos por el cual se prolongaba el mandato del presidente Ubico a un tercer periodo, que comenzó el 15 de marzo de 1942 y debía terminar el 15 de marzo de 1949. En junio de 1944 el dictador fue vencido. Ubico había tomado el poder el 15 de marzo de 1931. A un dictador tal vez le es difícil tomar el poder, pero le es más difícil dejarlo. (92)
Aquí cabe recordar que personas cultas, inteligentes, me manifestaron en 1944 que Guatemala había gozado (sic) catorce años de tranquilidad con el general Ubico, totalmente totalitario. Nada más quienes se metían en política o no cumplían con sus tareas gubernamentales, podían temer al dictador. A estos opinantes les bastaba vegetar cómodamente, con pienso suficiente, satisfechos con aquella paz de batracios. Algunos de éstos contaban sin embargo que al ataúd de Ubico le abrieron agujeros para que salieran a vomitar los gusanos.
El general Ubico no fue un déspota ilustrado, ni siquiera inteligente, ni siquiera tonto, ni siquiera mediocre o pintoresco y con alguna visión creativa, con alguna originalidad o generosidad. No fue más que un generalote primario, incapaz y fatuo. En verdad, no fue sino un tubo digestivo con charreteras.(93)
Para el 10 de noviembre, fecha del natalicio del gran cacique, con más exageración que con Estrada Cabrera, desfilaban carrozas de las colonias extranjeras por la calle principal adornada con numerosos arcos triunfales. El Palacio Nacional se anegaba de flores. Los festejos duraban ocho días, opulenta marejada de mierda.
Los periódicos mandaban las pruebas para que fueran aceptadas a la dirección de policía, como el diario El Independiente de Héctor Quiñónez. El jefe de la policía era un tal David H. Ordóñez. Las pruebas de El Imparcial iban a Palacio Nacional para su aprobación, no obstante que su director, Alejandro Córdova, era diputado nombrado por el general Ubico, como todos los demás. Córdova murió asesinado por el siguiente dictador, general Ponce Vaides.
El dictador Ubico se refugia en la embajada inglesa el 29 de junio de 1944. El ejército protege su residencia.
El mismo año, al caer su sucesor el general no sé cuantos Ponce Vaides (20 de octubre), el pueblo saqueó la casa de Ubico, destrozó El Liberal Progresista, la casa del partido oficial, la del periódico La Nación, del citado Ponce Vaides, y destrozó la residencia del presidente perpetuo de la Asamblea Nacional, Luis F. Mendizábal. (97-98)
El autócrata Jorge Ubico dio a la oligarquía del café y a la United Fruit Co. permiso para matar. Decreto 2795: "Están exentos de responsabilidad criminal los propietarios de fincas...". (146)
Durante el gobierno del general Ubico, Asturias no habría publicado la trilogía bananera ni lo habría permitido el dictador, pero pienso que reunía datos y acaso bosquejó páginas y anécdotas. Este conjunto, que conozco mal, se acordaba con el ambiente de los diez años gobernados por Juan José Arévalo (1944-1951) y Jacobo Arbenz (1951-1954). Fueron diez años de primavera en el país de la eterna tiranía. Existe cierta concomitancia en ello, que incitó y permitió a nuestro novelista escribir contra lo que nos convertiría, con la anuencia de Estrada Cabrera y Jorge Ubico, en "banana republic". (147)
 
 
Los líderes de la Revolución de Octubre, 1944.
Francisco Arana, Jorge Toriello y Jacobo Arbenz
Juan José Arévalo: el primer presidente de los
diez años de primavera en el país de la eterna dictadura


 
1953
Boston
La United Fruit
Sam ZemurrayTrono de bananas, corona de bananas, una banana empuñada a modo decetro: Sam Zemurray, señor de tierras y mares del reino de la banana, no creía que sus vasallos de Guatemala pudieran darle dolores de cabeza:
-Los indios son demasiados ignorantes para el marxismo - solía decir, y era aplaudido por los burócratas de la corte en su palacio real de Boston, Massachusetts.
Guatemala forma parte de los vastos dominios de la United Fruit Company desde hace medio siglo, por obra y gracia de sucesivos decretos de Manuel Estrada Cabrera, que gobernó rodeado de adulones y de espías, lagos de baba, bosques de orejas, y de Jorge Ubico, que se creía Napoleon pero no era. La United Fruit tiene en Guatemala las tierras que quiere, inmensos campos baldíos, y es dueña del ferrocarril, del teléfono, del telégrafo, de los puertos, de los barcos y de muchos militares, políticos y periodistas.
Las desdichas de Sam Zemurray empezaron cuando el presidente Juan José Arévalo obligó a la empresa a respetar el sindicato y el derecho a huelga. Pero ahora es peor: el nuevo presidente, Jacobo Arbenz, pone en marcha la reforma agraria, arranca a la United Fruit las tierras no cultivadas, empieza a repartirlas entre cien mil familias y actúa como si en Guatemala mandaran los sintierra, los sinletras, los sinpan, los sin.
 


1953
Ciudad de Guatemala
ARBENZ
Jacobo Arbenz y su esposa María Vilanova
Jacobo Arbenz: el segundo presidente de los diez años de primavera en el país de la eterna dictadura

El presidente Truman puso el grito en el cielo cuando los obreros empezaron a ser personas en las plantaciones bananeras de Guatemala. Y ahora el presidente Eisenhower escupe relámpagos ante la expropiación de la United Fruit.

El presidente de los Estados Unidos considera un atropello que el gobierno de Guatemala se tome en serio los libros de contabilidad de la United Fruit. Arbenz pretende pagar, como indemnización, el valor que la propia empresa había atribuido a sus tierras para defraudar impuestos.
John Foster Dulles, Secretario de Estado, exige veinticinco veces más. Jacobo Arbenz, acusado de conspiración comunista, no se inspira en Lenin sino en Abraham Lincoln. Su reforma agraria, que se propone modernizar el capitalismo en Guatemala, es más moderada que las leyes rurales norteamericanas de hace casi un siglo.


1953
San Salvador
DICTADOR SE BUSCA
El general guatemalteco Miguel Ydígoras Fuentes, distinguido matador de indios, vive en el exilio desde la caída del dictador Ubico. Walter Turnbull viene a Carlos Castillo ArmasSan Salvador para plantearle un negocio. Turnbull, representante de la United Fruit y de la CIA, le propone que se haga cargo de Guatemala. Se le prestará el dinero necesario para tomar el poder, si se compromete a destruir los sindicatos, restituir a la United Fruit sus tierras y privilegios y devolver hasta el último centavo de este prestamo en un plazo razonable. Ydígoras pide tiempo para pensarlo, aunque desde ya adelanta que las condiciones le parecen abusivas.
En un santiamén se riega la noticia. Unos cuantos guatemaltecos exiliados, militares y civiles, vuelan a Washington a ofrecer sus servicios, y otros corren a golpear a las puertas de las embajadas de los Estados Unidos. José Luis Arenas, presunto amigo del vicepresidente Nixon, asegura que volteará al presidente Arbenz por doscientos mil dolares. El general Federico Ponce dice que dispone de un ejército de diez mil hombres listos para asaltar el Palacio Nacional: anuncia un precio módico, aunque prefiere no hablar de cifras todavía. Solo pide un pequeño adelanto...
Un cáncer de garganta suprime al candidato preferido de la United Fruit, Juan Córdova Cerna. En su lecho de agonía, el doctor Córdova ronca el nobre de su recomendado, el coronel Carlos Castillo Armas, formado en Fort Leavenworth, Kansas, hombre barato, obediente y burro.
 



1954
Washington
LA MAQUINA DE DECIDIR, PIEZA POR PIEZA
 
DWIGHT EISENHOWER: Presidente de los Estados Unidos. Derribó el gobierno de Mohamed Mossadegh, en Irán, porque había nacionalizado el John Peurifoy y Carlos Castillo Armaspetróleo. Ha dado orden de derribar también el gobierno de Jacobo Arbenz, en Guatemala
SAM ZEMURRAY: Principal accionista de la United Fruit Co. Todassus inquietudes se convierten automáticamente en declaraciones delgobierno de los Estados Unidos y en rifles, morteros, ametralladoras y aviones de la CIA.
JOHN FOSTER DULLES: Secretario de Estado de los Estados Unidos. Fue abogado de la United Fruit.
ALLEN DULLES: Director de la CIA. Hermano de John Foster Dulles. Como él, ha prestado servicios jurídicos a la United Fruit. Juntos organizan la John Foster Dulles, Secretario de Estado de los Estados UnidosOperación Guatemala.
JOHN MOORS CABOT: Secretario de Estado para Asunto Interamericanos. Hermano de Thomas Cabot, que fue presidente de la United Fruit.
BEDELL SMITH: Subsecretario de Estado. Sirve de enlace en la Operación Guatemala. Futuro miembro del directorio de la United Fruit.
HENRY CABOT LODGE: Senador. Representante de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas. Accionista de la United Fruit. En varias ocasiones ha recibido dinero de esta empresa a cambio de discursos en el Senado.
ANNE WHITMAN: Secretaria personal del presidente Eisenhower. Casada con el jefe de relaciones públicas de la United Fruit.
SPRUILLE BRADEN: Fue embajador de los Estados Unidos en varios países latinoamericanos. Cobra sueldo de la United Fruit desde 1948. Exhorta a Eisenhower, con gran eco de prensa, "a suprimir por la fuerza el comunismo en Guatemala."
ROBERT HILL: Embajador de los Estados Unidos en Costa Rica. Colabora con la Operación Guatemala. Futuro miembro del directorio de la United Fruit.
JOHN PEURIFOY: Embajador de los Estados Unidos en Guatemala. Llamado "el carnicero de Grecia" por su anterior gestión diplomática en Atenas. No habla un palabra en lengua castellana. Se formó políticamente en el Senado, en Washington, donde trabajó de ascensorista.
 


1954
Boston
LA MAQUINA DE MENTIR, PIEZA POR PIEZA
 
EL MOTOR: Se convierte al verdugo en víctima y a la víctima en verdugo.Quienes preparan la invasión de Guatemala desde Honduras, atribuyen a Guatemala la intención de invadir Honduras y toda América Central. "A la vista están los tentaculos del Kremlin," denuncia John Moors Cabot desde la Casa Blanca. El embajador Peurifoy advierte en Guatemala: "No podemos permitir que establezca una república soviética desde Texas hasta el Canal de Panamá." La piedra del escándalo es un cargamento de armas embarcado desde Checoslovaquia. Los Estados Unidos han prohibido la venta de armas a Guatemala.
ENGRANAJE 1: Se bombardea a la opinión pública mundial con noticias y artículos, declaraciones, panfletos, fotografías, películas y tiras cómicas sobre las atrocidades comunistas en Guatemala. Este material pedagógico, que jamás confiesa su origen, proviene de las oficinas de la United Fruit en Boston o de las oficinas del gobierno en Washington.
ENGRANAJE 2: El arzobispo de Guatemala, Mariano Rosell Arellano, exhorta a la población a sublevarse "contra el comunismo enemigo de Dios y de la Patria." Treinta aviones de la CIA riegan su pastoral por todo el país. El arzobispo hace llegar a la capital la imagen del popular Cristo de Esquipulas, que será nombrado Capitán General de la Cruzada Libertadora.
ENGRANAJE 3: En la conferencia Panamericana, John Foster Dulles golpea la mesa con el puño y arranca la bendición de la OEA a la proyectada invasión. En las Naciones Unidas, Henry Cabot Lodge bloquea las demandas de auxilio de Jacobo Arbenz. La diplomacia norteamericana se moviliza en todo el mundo. Se obtiene la complicidad de Inglaterra y Francia a cambio de un compromiso de silencio de los Estados Unidos sobre los delicados asunto del canal de Suez, Chipre e Indochina.
ENGRANAJE 4: Los dictadores de Nicaragua, Honduras, Venezuela y República Dominicana no solo brindan campos de entrenamiento, emisoras de radio y aeropuertos a la Operación Guatemala. Tambien aportan lo suyo a la campaña de propaganda. Somoza reune a la prensa internacional en Managua y muestra unas cuantas pistolas que llevan grabado el sello de la hoz y el martillo. Dice que provienen de un submarino ruso y que han sido interceptados camino de Guatemala.
A la izquierda, Foster Dulles y Carlos Castillo Armas, a la derecha, el pueblo sublevándose,
en un detalle del mural de Diego Rivera, Gloriosa Victoria (1954).
En el mural también colaboró la artista guatemalteca Rina Lazo, retratada empuñando una ametralladora.


1954
Ciudad de Guatemala
LA RECONQUISTA DE GUATEMALA
 
Arbenz, partiendo hacia al exilio.
"Pienso en Arbenz, nos habían derrotado, lo habían vejado en el aeropuerto de Guatemala, en él nos habían vejado a todos los guatemaltecos. En la prensa mundial, las agencias yanquis divulgaron su imagen en calzoncillos. Al imperialismo le urgía acabar con él." Luis Cardoza y Aragón. El Río. Pág. 724
Guatemala no tiene aviones ni batería antiaérea, de modo que los pilotos norteamericanos, en aviones norteamericanos, bombardean el país con toda comodidad.
Una poderosa emisora de la CIA, instalada en la azotea de la embajada de los Estados Unidos, difunde confusión y pánico en todo el país: la Máquina de Mentir informa al mundo que esa es la radio rebelde, La Voz de la Liberación, transmitiendo desde la jungla de Guatemala la marcha triunfal del coronel Castillo Armas. Mientras tanto, Castillo Armas, acampado con toda su tropa en una plantación de la United Fruit en Honduras, espera ordenes de la Máquina de Decidir.
El gobierno de Arbenz asiste, paralizado, a su propio derrumbe. Los bombardeos aéreos llegan a la capital y revientan los depósitos de combustible. El gobierno se limita a enterrar a los muertos. El ejército mercenario, "Dios, Patria, Libertad," atraviesa la frontera. No encuentra resistencia. Por dinero o por miedo, los jefes militares rinden sus tropas sin disparar un tiro. Un médico argentino de veintipico años, Ernesto Guevara, intenta, en vano, organizar la defensa popular en la capital: no sabe como ni tiene con que. Improvisadas milicias deambulan, desarmadas, por las calles.
Cuando Arbenz manda, por fin, abrir los arsenales, los oficiles se niegan a obedecer. Uno de estos días sombrios y sin grandeza, Guevara sufre un ataque de asma y de indignación; y una medianoche, al cabo de dos semanas de bombardeos, el presidente Arbenz baja lentamente las escaleras del Palacio Nacional, cruza la calle y pide asilo en la embajada de México.


1954
Ciudad de Guatemala
NOTICIERO
 
El arzobispo de Guatemala declara: "Admiro el sincero y ardiente patriotismo del presidente Castillo Armas." En ambiente de gran algarabia, Castillo Armas recibe la bendición del nuncio papal, monseñor Genaro Verrolino.
El presidente Eisenhower felicita en la Casa Blanca a los responsables de la CIA. Les dice: "Gracias por haber eliminado una cabeza de playa soviética en nuestro hemisferio."
El jefe de la CIA, Allen Dulles, encarga a un periodista de la revista TIME la redacción de una nueva Constitución para Guatemala.
La revista TIME publica un poema de la esposa del embajador de los Estados Unidos en Guatemala. Dice el poema que el señor y la señora Peurifoy están "optimistic" porque Guatemala ha dejado de ser "comunistic".
En la primera reunión con el embajador después del triunfo, el presidente Castillo Armas expresa su preocupación por la insuficiencia de las cárceles locales, que no disponen de las celdas necesarias para encerrar a los comunistas. Según las listas enviadas desde Washington por el Departamento de Estado, los comunistas guatemaltecos suman 72.000.
Se celebra una fiesta en la embajada. Cuatrocientos guatemaltecos invitados cantan a coro el himno de los Estados Unidos de América.
 


1955
Ciudad de Guatemala
UN AÑO DESPUÉS DE LA RECONQUISTA DE GUATEMALA
 
Richard Nixon visita esta tierra ocupada. El sindicato de los trabajadores de la United Fruit y otros quinientos treinta y dos sindicatos han sido prohibidos por el nuevo gobierno. Ahora el Código Penal condena a muerte a los autores de huelgas. Los partidos políticos están fuera de la ley. Se arrojan a la hoguera los libros de Dostoievski y otros soviéticos.
El reino de la banana ha sido salvado de la reforma agraria. El vice-presidente de los Estados Unidos felicita al presidente Castillo Armas. Por primera vez en la historia, dice Nixon, un gobierno comunista ha sido reemplazado por un gobierno libre.
 


1974
Ciudad de Guatemala
VEINTE AÑOS DESPUÉS DE LA RECONQUISTA DE GUATEMALA
 
En pueblos y ciudades se ven puertas marcadas por cruces de alquitrán y al borde de los caminos hay cabezas clavadas en lo alto de las picas. Para escarmiento y advertencia, se convierte al crimen en espectáculo público. Las víctimas son despojadas de nombre y de historia: se las arroja a la boca de un volcán o al fondo de la mar o se las entierra en fosas comunes bajo la inscripción NN, que significa "Non Nato," que significa "No Nacido." Las más de las veces, el terrorismo de Estado opera sin uniforme. Se llama, entonces, La Mano, La Sombra, El Rayo, Ejército Secreto Anticomunista, Orden de la Muerte, Escuadrón de la Muerte.
El general Kjell Laugerud, recién llegado a la presidencia por falsificación de elecciones, se compromete a seguir aplicando en Guatemala las técnicas que el Pentágono había ensayado en Vietnám. Guatemala es el primer laboratorio latinoamericano de la guerra sucia.
 


1974
Selvas de Guatemala
EL QUETZAL
 
siempre fue alegría del aire de Guatemala. La más resplandeciente de las aves sigue sirviendo de símbolo a este país, aunque ya se lo ve poco o nada en las altas selvas donde antes abundaba.
El quetzal se está extinguiendo y mientras tanto, se multiplica el zopilote. El zopilote, que tiene buena nariz para oler la muerte de lejos, completa la tarea del ejército: persigue a los verdugos de aldea en aldea, volando en circulos ansiosos.
El zopilote, vergüenza del cielo, ¿sustituirá al quetzal en los billetes, en el himno, en la bandera?

 

 
1979
Chajul
OTRA CLASE DE EDUCACIÓN POLÍTICA EN GUATEMALA
 
Patrocinio Menchú, indio maya-quiché, nacido en la aldea de Chimel, había defendido junto a sus padres las tierras de su comunidad acosada. De sus padres había aprendido a caminar en la altura sin desbarrancarse, a saludar el sol segun la costumbre antigua, a desnudar y fecundar la tierra y a jugarse por ella.
Ahora, él es uno de los presos que los camiones militares han traído a la aldea de Chajul, para que el pueblo vea. Rigoberta, su hermana, lo reconoce, aunque él está inflado por los golpes y mana sangre por los ojos y por la boca sin lengua y por los dedos sin uñas.
Quinientos soldados, indios ellos también, indios de otras regiones, vigilan la ceremonia. Todo el pueblo de Chajul, formado en círculo, está obligado a mirar. Rigoberta está obligada a mirar; y en ella crece, como en todos, una callada, una mojada maldición. El capitán muestra los cuerpos desnudos, desollados, mutilados, todavía vivos, y dice que estos son cubanos que han venido a meter alboroto a Guatemala.
Exhibiendo con todo detalle los castigos que cada uno ha merecido, grita el capitán:
-¡Miren bien lo que les espera a los guerrilleros!
Después empapa a los presos con gasolina y los incendia.

Patrocinio Menchú era todavía maíz tierno. Hacía nada más que dieciséis años que había sido sembrado.

 
LOS MAYAS SIEMBRAN A CADA NIÑO QUE NACE
 
En lo alto de las montañas, los indio de Guatemala entierran el ombligo y presentan al niño ante el abuelo volcán, la madre tierra, el padre sol, la abuela luna y ante todos los poderosos abuelos, y les piden que den protección al recien nacido contra el daño y el error
-"Ante la lluvia que nos riega y ante el viento que es testigo de nosotros, nosotros, que somos parte de ustedes, sembramos a este nuevo hijo, a este nuevo compañero, en este lugar...

 
1980
Ciudad de Guatemala
NOTICIERO
EL general Romeo Lucas García, presidente de Guatemala, fue quien dio la orden de incendiar la embajada de España, con sus ocupantes adentro. Esta es una de las revelaciones de Elías Barahona, vocero oficial del Ministerio de Interior, quien convocó a la prensa después de pedir asilo en Panamá.
Según Barahona, el general Lucas García es personalmente responsable de la muerte de treinta y nueve personas, achicharradas por las bombas que arrojó la policía contra la embajada de España. Entre las víctimas había veintisiete dirigentes indios que habían ocupado pacíficamente la embajada para denunciar las matanzas en la región del Quiché.
Barahona tambien reveló que el general Lucas García comanda las bandas paramilitares y parapoliciales, llamadas Escuadrones de la Muerte, y participa en la elaboración de las listas de opositores condenados a desaparecer.
El ex Secretario de Prensa del Ministerio del Interior denunció que en Guatemala se está aplicando un Programa de Pacificación y Erradicación del Comunismo, 420 paginas, elaborado por especialistas de los Estados Unidos sobre la base de la experiencia de la guerra de Vietnám.
En el primer semestre de 1980 han sido asesinados en Guatemala veintisiete profesores de la Universidad, trece periodistas y setenta dirigentes campesinos, en su mayoría indígenas. La represión se ha descargado con particular intensidad sobre las comunidades indias de la región del Quiché, donde se han descubierto grandes yacimientos de petróleo.


1980
Uspantán
RIGOBERTA
Ella es una india maya-quiché, nacida en la aldea de Chimel, que recoge café y corta algodón en las plantaciones de la costa desde que aprendió a caminar. En los algodonales vio caer a dos de sus hermanos, Nicolás y Felipe, los más chiquitos, y a su mejor amiga, todavía a medio crecer, todos sucesivamente fulminados por los pesticidas.
El año pasado, en la aldea de Chajul, Rigoberta Menchú vio como el ejército quemaba vivo a su hermano Patrocinio. Poco después, en la embajada de España, también su padre fue quemado vivo junto con otros representantes de las comunidades indias. Ahora, en Uspantán, los soldados han liquidado a su madre muy de a poco, cortándola en pedacitos, después de haberla verstido con ropa de guerrillero.
De la comunidad de Chimel, donde Rigoberta nació, no queda nadie vivo.
A Rigoberta, que es cristiana, le habían enseñado que el verdadero cristiano perdona a sus perseguidores y reza por el alma de sus verdugos. Cuando le golpean una mejilla, le habían enseñado, el verdadero cristiano ofrece la otra.
-Yo ya no tengo mejilla que ofrecer - comprueba Rigoberta.
Rigoberta Menchú Tum
Rigoberta Menchú Tum. Premio Nobel de la Paz, 1992.

 


Fuentes:
Cardoza y Aragón, Luis. Miguel Angel Asturias : casi novela. Mexico, D.F. : Ediciones Era, 1991.
Galeano, Eduardo. El siglo del viento. Madrid : Siglo Veintiuno Editores, 1986.
Schlesinger, Stephen C. Bitter fruit : the untold story of the American coup in Guatemala /  Stephen Schlesinger and Stephen Kinzer.  Garden City, N.Y. : Doubleday, 1982.



Página de la Literatura Guatemalteca.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Todos los derechos reservados.
Copyright © 1996-2006 Juan Carlos Escobedo. Worldwide Copyrights.
Última revisión: 28/05/06
por Juan Carlos Escobedo Mendoza M.A


Guatemala en Días y noches de amor y de guerra